“En el mundo de la música no paras, pase lo que pase”: Miguel Bosé

0000696404
Miguel Bosé está a punto de iniciar su gira con “MTV Unplugged”, una revisión acústica de temas que ha hecho en 40 años de carrera, y que está “pegada” a las anteriores, “Estaré” y “Amotour”: “En el mundo de la música no paras, pase lo que pase. Nunca para esa actividad, que es muy saludable y muy bendita”.

Los preparativos de esta gira que se inicia en México el 16 de febrero le tienen muy ocupado, en plenos ensayos en Madrid, una “bendita actividad” con la que alude a su momento anímico tras el fallecimiento, hace dos semanas, de una de las personas esenciales de su vida, su sobrina, la cantante y modelo Bimba Bosé.

Bosé está seguro de que la gira con los temas de un disco que grabó el 12 de mayo de 2016 en Ciudad de México, producido por Nicolás Sorín y con dos canciones inéditas -“Dime qué diré” y “Estaré”-, va a ser sorprendente, asegura.

Y lo será, detalla, porque llega a los 40 años de carrera –“Linda”, su primer álbum, es de 1977- con una producción nueva en todos los sentidos, porque, resalta, siempre se ha rodeado de alta tecnología.

“Esto es volver a los orígenes de los espectáculos, a lo orgánico. Tratando con tantos contenidos nos olvidamos de algo tan esencial como las luces y este año estamos apostando mucho por eso, en un escenario de seis niveles, tres pantallas de fondo con realización en circuito cerrado…”, relata.

Además, dice satisfecho, están empleando materiales de nueva generación, con los que aún están experimentando y con posibilidades “inmensas”.

Se le han quitado, confiesa, “todos los miedos” que tenía a salir de su zona de confort, la de los ordenadores, la de la tecnología, en la que reside “el sonido Bosé”, y enfrentarse a una guitarra.

“He visto unas posibilidades espectaculares. Hay temas con sonidos muy específicos que no funcionaban en acústico, porque una guitarra acústica no suena como su equivalente informático”, asegura el artista.

“Me gusta la mano humana. Hay tanta diferencia como entre la Filarmónica de Berlín o el dj David Guetta. Las emociones son distintas”, añade. Con EFE